Archive for 20 novembre 2008

La festa de Los Rondeles a Casarabonela

El Xavi Rius, ens envia noves notícies de festes amb el foc com a protagonista, al voltant de les dates del solstici d’hivern. En aquest cas és la Festa de Los Rondeles de Casarabonela, a la Sierra de las Nieves, a Andalusia que es celebra per santa Llúcia, en ple Advent. Aquí teniu algunes imatges i més informació sobre aquesta celebració.  

 

La Fiesta de la Virgen de los Rondeles, fue declarada a finales del año 2001 Fiesta de Interés Turístico Nacional de Andalucía. Esa noche, víspera de Santa Lucía (13 de diciembre), el fuego adquiere un protagonismo muy especial, iluminando el recorrido de una procesión que hunde sus raíces en las brumas del tiempo.

 Inicios
Son muchas -y muy variadas- las teorías que intentan explicar este fenómeno. Lo que sí esta fuera de toda duda es que desde principios del siglo XVIII el colectivo formado por los molineros de aceite llevaba en procesión sus capachos de esparto ardiendo, en un sencillo acto de acción de gracias por la cosecha a la Divina Pastora. Al principio los rondeles iban desplegados, siendo su combustión mucho más rápida, este fue el motivo por el que en 1974 se adoptó la costumbre de llevarlos enrollados, para así poder garantizar su duración.
 
Después de la Guerra Civil la Fiesta no se celebró durante algunos años, siendo uno de los motivos el que -según alguno de sus detractores- tuviese un carácter más pagano que cristiano por el hecho de que en la forma antigua de celebrarlo participasen mujeres que, como los hombres, también eran portadoras de rondeles. La celebración resurgió nuevamente, aunque Los Rondelescon modificaciones sustanciales, en la década de 1970. Es a partir de esta época cuando va tomando cuerpo la idea de crear una asociación que no solamente mantuviera viva la tradición sino que al mismo tiempo preparara, coordinara y organizara cada año la celebración. Finalmente, en 1993, se crea la Asociación Amigos de los Rondeles, y algunos años más tarde, concretamente en 1999, la asociación y la corporación municipal llegaron a un acuerdo que posibilitó la restauración de la Ermita de la Veracruz, sede de la Virgen de la Pastora desde el año 2000. 

[@more@]
 
La Fiesta
Los actos comienzan alrededor de las 10 de la noche, con la bendición del fuego que ha de encender los capachos impregnados en aceite.

En una sociedad básicamente rural como la nuestra la participación de la Iglesia ha consistido en cristianizar antiguos ritos paganos de transición (solsticios de verano e invierno) En el caso concreto de los Rondeles pasamos de un tiempo denso (recogida de la cosecha) a otro más lento y suave en las tareas agrícolas (el abonado de la tierra, la ara y la tala) En este sentido el Cristianismo ha adoptado una serie de elementos ya de por sí muy antiguos, institucionalizando mediante el uso de imágenes y advocaciones diversas algo tan natural y primitivo como es el deseo del hombre de estar en armonía con la madre naturaleza, en la que vive y de la que depende.

Es entonces cuando el numeroso grupo de rondeleros inicia una andadura que, desde la pequeña plaza que se encuentra junto a la Ermita de la Veracruz -Ermita de la Veracruzedificada sobre el solar de una antigua mezquita-, asciende hasta la parte más alta del pueblo, lugar en el que se ubica la Iglesia Parroquial de Santiago Apóstol.   La luz producida por los portadores de los capachos ilumina un trayecto que discurre a través de calles estrechas y empinadas, herencia de lo que fue la ciudad islámica. La mezcla de elementos tan diversos como el fuego, el humo de la combustión, el olor a aceite y el sonido de instrumentos tan peculiares como las castañuelas moriscas contribuye a crear una atmósfera irreal en la que las llamas proyectan sombras fantasmagóricas sobre las fachadas de los edificios que jalonan el recorrido de esta singular procesión.
 
Esta faceta estética sirve para desarrollar las emociones individuales y colectivas porque hace que el individuo utilice todos sus sentidos y, a través de esa utilización, se integre de forma plena en la Fiesta, bien formando parte de la procesión o integrado en el numeroso público que asiste al evento.
 Este fuego ilumina y purifica el camino de la Pastora, una advocación de la Virgen María. En el año 1703 Isidoro de Sevilla Virgen de los Rondeles -un sacerdote capuchino de profunda devoción mariana- concibió, mediante una revelación o un sueño, la imagen de la Divina Pastora. El Padre le hizo al artista Miguel Alonso de Tovar, miembro de la Escuela Pictórica Sevillana, la siguiente descripción: “En el centro y bajo la sombra de un árbol, la Virgen Santísima sentada en una peña, irradiando de su rostro divino amor y ternura. La túnica roja, pero cubierto el busto hasta las rodillas de blanco pellico ceñido a la cintura. Un manto azul, terciado al hombro izquierdo, envolverá el entorno de su cuerpo, y hacia el derecho en las espaldas llevará el sombrero pastoril, y junto a la diestra aparecerá el báculo de su poderío. En la mano izquierda sostendrá al Niño y posará la mano derecha sobre un cordero que se acoge a su regazo. Algunas ovejas rodearán la Virgen, formando su rebaño, y todas en sus boquitas llevarán sendas rosas, simbólicas del Ave maría con que la veneran…”
 
Es ya cerca de la medianoche cuando el cortejo formado por los rondeleros, la pastoral, la imagen y el numeroso grupo de asistentes culmina su recorrido junto a la que fue antigua mezquita mayor o mezquita del viernes, hoy Iglesia de Santiago. Los rondeleros aguardan junto a la puerta del templo hasta que la Virgen hace su entrada en el edificio, lugar en el que permanecerá durante algunos días. Una salve en su honor cerrará los actos de carácter religioso.

El caño que se encuentra detrás de la Parroquia, junto a la calle Castillo, es el destino final para el fuego que todavía consume el esparto empapado en aceite.Pero no acaba aquí la Fiesta, ahora todos los participantes se dirigen a la Plaza de Casarabonela, un espacio abierto fruto de la concepción urbanística propia de las ciudades del Los RondelesRenacimiento. En este marco incomparable los actos religiosos dan paso a otros de carácter lúdico y festivo que se prolongarán hasta altas horas de la madrugada.

El segundo sábado posterior al 12 de Diciembre se efectúa el traslado de la imagen desde la Iglesia de Santiago Apóstol hasta la Ermita de la Veracruz -su sede habitual-­, se Los Rondeleshace el segundo sábado posterior al día 12, de noche y siguiendo un recorrido distinto al de la subida.
 
Los actos comienzan con la preparación de los rondeles y el llenado de los candiles que han de llevar los miembros de la Pastoral Infantil.
 
La Pastoral de los Mayores va acompañada por una de las pastorales que participaron en el certamen celebrado con anterioridad al día 12. Ambas agrupaciones, confrontadas en aquellos lugares donde hay espacio suficiente para ello, tienen por costumbre alternar parte de los villancicos que componen sus respectivos repertorios.
 
El trayecto de vuelta, con la imagen de la Virgen precedida por una representación de los rondeleros, queda iluminado por multitud de pequeños candiles de aceite repartidos por las fachadas de las casas que jalonan el camino.

La procesión discurre por algunas de las calles más empinadas y estrechas del centro histórico, atravesando parte de lo que fuera el antiguo Arrabal o barrio morisco.

(Text extret de: http://www.fiestasdeandalucia.com/provincia/malaga/casarabonela_rondeles.htm )

http://www.casarabonela.es/pagina.asp?cod=417

http://www.sierranieves.com/16galeria.htm 

 

css.php